Alta posicionamiento en buscadores y directorios

« Inicio | Mas de Lo Mismo! » | Chile Modelo a la Inversa? » | Chile Un Pais Equitativo? » | Sobreendeudamiento en Chile » | El Modelo Consumista I »

Sintomas del Temor a la Pobreza

Indiferencia: Suele expresarse a través de una fal­ta de ambición; de una predisposición a tolerar la pobreza; de una aceptación, sin protestar, de toda aquella compensación que la vida pueda ofrecer; de una pereza mental y física; de una falta de iniciativa, imaginación, entusiasmo y autocontrol.

Indecisión: El hábito de permitir que los demás piensen por uno. El de mantenerse «al margen».

Duda: Expresada generalmente por medio de justificaciones y excusas diseñadas para encubrirse, rechazar con explicaciones, o disculpar los propios errores, lo que a veces se expresa en forma de envi­dia hacia aquellos que han alcanzado el éxito, o bien se los critica.

Preocupación: Suele expresarse por el descubri­miento de faltas en los otros, una tendencia a gastar más de los ingresos propios, un descuido del aspecto personal, la burla y el fruncimiento de cejas; la in­temperancia en el uso de las bebidas alcohólicas y, a veces, en el uso de narcóticos; nerviosismo, falta de severidad y de autoconciencia.

Precaución excesiva: La costumbre de mirar el lado negativo de toda circunstancia, de pensar y ha­blar de posible fracaso, en lugar de concentrarse en los medios para alcanzar el éxito. Se conocen todos los caminos que conducen al desastre, pero nunca se buscan los planes precisos para evitarlo. Se espera «el momento adecuado» para empezar a poner en acción ideas y planes, hasta que la espera se trans­forma en un hábito permanente. Se recuerda a aque­llos que han fracasado, y se olvida a los que han te­nido éxito. Se ve el agujero de la rosca, pero no se ve la rosca. Es el pesimismo, que conduce a la in­digestión, al estreñimiento, a la autointoxicación, a la mala respiración y a una mala disposición.

Dilación: La costumbre de dejar para mañana aquello que se debería haber hecho el año anterior. Pasarse mucho tiempo buscando justificaciones y excusas para no realizar el trabajo. Este síntoma se halla estrechamente relacionado con el de la precau­ción excesiva, la duda y la preocupación. La negati­va a aceptar la responsabilidad siempre que ésta se pueda evitar. La voluntad de encontrar un compro­miso, en lugar de levantarse y luchar a pie firme. El comprometerse con las dificultades, en lugar de do­minarlas y utilizarlas como peldaños para seguir su­biendo. El intentar conseguir gangas de la vida, en lugar de exigir prosperidad, opulencia, riquezas, sa­tisfacción y felicidad. Planificar lo que se ha de ha­cer sólo cuando se ha producido el fracaso, en lugar de quemar todas las naves y hacer que la retirada sea imposible. La debilidad de la confianza en uno mis­mo, y, a menudo, la total ausencia de la misma, así como de la definición de propósito, autocontrol, ini­ciativa, entusiasmo, ambición, frugalidad y una sana habilidad para el razonamiento. El esperar la pobreza, en lugar de exigir la riqueza. El asociarse con aquellos que aceptan la pobreza, y no buscar la com­pañía de quienes exigen y reciben la riqueza.
Napoleon Hill


Si te gusto este artículo; por favor vota aquí